lunes

A Nuria siempre le había gustado pensar que en un efímero momento había conseguido ser polvo interestelar para alguien. Es decir, ser algo inmaterial, puro, brillante, indescriptible, con ansias de tocarlo y llegar hasta él, pero que de alguna forma no se podría nunca tocar, palpar y sentir (con las células al rojo [pasión] vivo) Y que por eso siempre te quedases con ansias.
Lo que ella no sabía, es que en cierto modo, ella siempre había sido polvo interestelar.



Lo único que necesitaba buscar esa estrella que consiguiera convertirla en polvo interestelar. En ese algo inmaterial e indescriptible (y que ella de verdad lo sientiera)

No hay comentarios: